SALMO 129
 
NOVENA A LAS BENDITAS ALMAS DEL PURGATORIO
1. ORACION INICIAL
2. ORACION DIARIA
3. DIA PRIMERO
LAMENTOS DE LAS BENDITAS ALMAS DEL PURGATORIO
4. DIA SEGUNDO
5. DIA TERCERO
6. DIA CUARTO
7. DIA QUINTO
8. DIA SEXTO
9. DIA SEPTIMO
10. DIA OCTAVO
11. DIA NOVENO
12. ORACION FINAL
LOS CIEN REQUIEM
SALMO 129
PADRE NUESTRO POR LAS VENDITAS ALMAS DEL PURGATORIO
SUPLICAS
ENLACES RELACIONADOS
DE PROFUNDIS

Desde el profundo abismo de miserias en que estoy caído, clamo a Vos, Señor; no seáis, Dios mío, inexorable a mi voz. Dignaos escuchar los ruegos de un infeliz que no tiene otro recurso que vuestra gran misericordia.
Sé, Dios mío, cuán culpable soy a vuestros ojos; mas, si examináis con rigor nuestras iniquidades, ¿quén podrá sufrir vuestros juicios?
Si en nosotros solo encontráis delitos para perdernos, en Vos hallaréis motivos para salvarnos; os impusisteis la ley de no resistir a nuestras lágrimas y esto me obliga, Señor, a esperar confiado en vuestra gran bondad.
Nunca me he olvidado de las promesas del Señor, que me han alentado en lo más fuerte de mis males; he esperado siempre en El.
Así no deje Israel de esperar, pues recibirá por la noche el socorro que haya conseguido por el día.
Porque es infinita la misericordia del Señor, que sabe hallar en los tesoros de su poder remedio para nuestros males.
Y presto redimirá a su pueblo de todas sus miserias e iniquidades.
Dales, Señor, el descanso eterno y luzca para ellas la eterna luz.
Descansen en paz. Así sea.
(50 días tres veces al día, 100 rezándole al toque de la campana).

Encomendémonos ahora a las almas del Purgatorio y digamos:
¡Almas benditas! Ya que hemos rogado por vosotras, que tan amadas sois del Señor y que tenéis la sorpresa de no perderle a la esperanza de poseerle para siempre, rogadle por nosotros que nos vemos todavía en peligro de condenarnos.
¡Dulce Jesús!, dad descanso eterno a las benditas almas del Purgatorio. Amén.